Un equipo de investigadores estadounidenses informó que los cigarrillos electrónicos, diseñados para ayudar a la gente a dejar de fumar, podrían hacerlos más propensos a consumir otro tipo de drogas más nocivas.

La investigación, publicada en el Revista de medicina de Nueva Inglaterra, asegura que los cigarrillos electrónicos no perjudiquen al corazón ya los pulmones, como los convencionales, pero sí al cerebro. En ese sentido, señalan que pese a eliminar los efectos tóxicos del tabaco, pero emiten nicotina puramente altamente adictiva.

Por admin