Medios relacionados – Noticias 24 horas

Empezaba a caer la noche en Madrid cuando un grito rompió el silencio. Era Ana Peleteiro, pidiendo ayuda al público de Vallehermoso para superar con mayor determinación el desafío de los saltos.

El deportista gallego, también con el reciente oro europeo y los Juegos de París en el horizonte, fue la gran estrella de la cita madrileña, integrante del Tour Continental que contó con la participación de diversos deportistas de élite nacionales e internacionales, algunos de los cuales Buscando también la marca mínima olímpica.

El grito de Ana fue seguido por amplios aplausos, incluidos algunos desde los balcones de la Avenida de Islas Filipinas. Todos estaban emocionados. Tras su salto de 14,85 metros con el que despegó en Roma, y ​​reconociendo la ausencia de Yulimar Rojas por lesión, el oro de Peleteiro se convierte en una esperanza para la gran ciudad, a poco más de un mes de los Juegos Olímpicos.

El agotamiento del campeonato de Europa también se reflejó en el físico de los deportistas españoles, que no pudieron alcanzar el mismo nivel en Madrid. Peleteiro se hizo con el segundo puesto con un salto de 14,36 metros, mientras que el francés Ilinois Guillaume se hizo con el primer puesto con 14,39 metros, siendo bronce en Roma.

Ana logró su mejor salto en su segundo intento y completó su competición con saltos a las 14.31, 14.05 y tres más. La deportista gallega no puede ocultar su decepción al no conseguir la victoria.

«Para llegar a París, quiero probar cosas nuevas e intentar correr más rápido. Entonces perdí un poco de control sobre mis saltos. Estoy aquí porque no estoy en el paraíso de Roma. Pero aprovechemos estos momentos”, explicó Peleteiro al finalizar su participación en la pista.

Junto a Peleteiro, el público madrileño también aplaudió a Quique Llopis, otro medallista en Roma en los 110 metros, que ganó el Campeonato de Europa con un tiempo de 13,21 segundos, al italiano Lorenzo Simonelli (13,24 segundos), y a Asier Martínez (13,33 segundos).

También hubo emoción con la actuación de Mariano García, que en sus primeros 800 metros registró un tiempo superando la marca mínima olímpica en seis centésimas (1:45.26). El deportista murciano, campeón del mundo de baja tecnología y campeón de Europa al aire libre, todavía no se queda en París y gana tiempo.

De gran importancia es el Campeonato de España, que en el caso de España en el siglo XIX sirvió como norma para decidir las tres sedes olímpicas. La marca más baja fue Adrián Ben, que registró un tiempo de 1:44.41 en la final A, también a petición de World Athletics.

En cuanto a récords, la mejor actuación fue de la canadiense Camryn Rogers, campeona del mundo en Budapest, que se impuso en el martillo femenino con una distancia de 77,76 metros, estableciendo un nuevo récord mundial y superando la mejor marca registrada en la capital húngara para conseguir el mundial. oro.

También te puede interesar – Colaboradores destacados